El rejuvenecimiento de la pobreza: perspectivas y nuevos imperativos de la política pública

The rejuvenation of poverty: prospects and new challenges of the public policies

O rejuvenescimento da pobreza: Perspectivas e novos imperativos da política pública

Pau Marí-Klose
Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil, Gobierno de España, comisionadopi@presidencia.gob.es
DOI: 10.22400/cij.6.e027

PDF

RESUMEN

Nacido en Ibiza en 1972, desde septiembre de 2018 es Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil, del Gobierno de España. Es profesor de Sociología en la Universidad de Zaragoza, doctor en Sociología por la Universidad Autónoma de Madrid y máster en la University of Chicago y en el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales del Instituto Juan March. Investigador postdoctoral del CSIC (2010-2012) e investigador del Instituto de Infancia y Mundo Urbano (2008-2010), donde fue director de los Informes de la Inclusión Social de Caixa Catalunya (2008 y 2009).

Es autor o co-autor de diez libros y más de cincuenta artículos académicos y capítulos en obras colectivas sobre sociología de la familia, pobreza infantil, desigualdad y política social. Ha participado en varios proyectos nacionales e internacionales de investigación, entre los que destaca el proyecto del “VIIth Framework Programme Families and Societies”. Ha colaborado con distintas entidades sociales (Save the Children, Oxfam, UNICEF, EAPN, FEDAIA), y diferentes medios de comunicación, entre los que destacan eldiario.es, el Heraldo de Aragón y El País. Fue editor de Agenda Pública.

PALABRAS CLAVE
Juventud Pobreza, Políticas públicas, Desigualdad, Vulnerabilidad
ABSTRACT

Born in Ibiza in 1972, works as sociology professor in the university of Zaragoza. He holds a doctorate in sociology in the autonomous university of Madrid, a master in the university of Chicago and in the social sciences advanced studies centre in in The institute Juan March. Formerly he was a postdoctoral researcher in the CSIC (2010-2012) and researcher in the infancy and world urban I (2008-2010), where he was the head of the reports about the social inclusion for Caixa Catalunya (2008 and 2009).

He is either the author or co-author of 10 books and more than 50 academic articles and chapters in joint works about family sociology, child poverty, inequality and social policies. He has been a part of various national national research projects among which is the recent project of the “VIIth Framework Programme Families and Societies”. He collaborates, or has done, with several social entities (save the children, Oxfam, UNICEF, EAPN, FEDAIA), and in different means of communication, among which eldiario.es, Heraldo de Aragón and El País stand out. He was the editor for Agenda Pública.

KEYWORDS
Youth, Poverty, Public policies, Inequality, Vulnerability
RESUMO

Nascido em Ibiza em 1972, é profesor de Sociologia na Universidade de Saragoça. É doutor em Sociologia pela Universidade Autónoma de Madrid e Mestre na University of Chicago e no Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales do Instituto Juan March. Antes foi investigador pós doutorado do CSIC (2010-2012) e investigador do Instituto de Infancia y Mundo Urbano (2008-2010), onde foi diretor dos Relatórios para a Inclusão Social da Caixa Catalunya (2008 e 2009).

É autor e coautor de dez livros e de mais de cinquenta artigos académicos e capítulos em obras coletivas sobre sociología da familia, pobreza infantil, desigualdade e política social. Participou em vários projetos de investigação nacionais e internacionais, entre os quais está recentemente o projeto do “VIIth Framework Programme Families and Societies”. Colabora ou colaborou com diferentes entidades sociais (Save the Children, Oxfam, UNICEF, EAPN, FEDAIA), e vários meios de comunicação de entre os quais se destaca eldiario.es, o Heraldo de Aragón e El País. Foi editor da Agenda Pública.

PALAVRAS CHAVE
Juventude, Pobreza, Políticas públicas, Desigualdade, Vulnerabilidade
Recibido ǀ Received ǀ Recebido  28/01/2019,  Aceptado ǀ Accepted ǀ Aceito  ,  Publicado ǀ Available ǀ Publicação  14/02/2019 
Licencia ǀ License ǀ Licença Salvo indicación contraria expresa, todos los contenidos de Cuadernos de Investigación en Juventud se distribuyen bajo una licencia de uso y distribución Creative Commons Attribution-ShareAlike License (CC BY-SA) 4.0 International.

El rejuvenecimiento de la pobreza: perspectivas y nuevos imperativos de la política pública

De un tiempo a esta parte se habla mucho del aumento de la desigualdad. En algunos países occidentales parecen estar incrementándose considerablemente las distancias socioeconómicas entre los más ricos (el 1%, o el 0,1%) y los más pobres. Los ricos se lo llevan todo (winners take it all), sugieren algunos autores que han estudiado el fenómeno en los Estados Unidos. Otros autores han sugerido que las clases medias se están vaciando. Otros que los pobres se han empobrecido en la crisis, quedando muy relegados respecto a los tramos medios de ingresos. Fenómenos como la pobreza laboral nos hablan de cambios de considerable calado en la distribución de la vulnerabilidad. No basta tener empleo para eludir la pobreza. Los bajos sueldos, las jornadas a tiempo parcial, el empleo intermitente, los contratos de cero-horas, por obra y servicio, han “desestandarizado” la experiencia laboral, condenando a volúmenes cada vez más grandes de personas a tener ingresos insuficientes, empleos que impiden forjar identidades profesionales, y vidas precarizadas. En este nuevo escenario de las relaciones laborales, los horizontes de progreso y autorealización personal se desvanecen y la incertidumbre y la angustia se apoderan de las personas. La sensación de vivir atrapado en un eterno presente alimenta una frustración a la que resulta difícil acostumbrarse, en una sociedad que sigue invitando a creer en el esfuerzo, la planificación a futuro y el logro como eslabones que conducen a la mejora en las condiciones de vida y a la felicidad.

La desigualdad tiene, por tanto, muchas caras, y algunas recibieron, desde primera hora, gran atención. Otras siguen ahí, esperando quien escriba sobre ellas, quien porte su estandarte en las plazas y en las calles, portavoces que las aireen en las ondas y en el mundo digital. La visibilidad de las desigualdades es desigual. En este sentido, una de las desigualdades que ha costado más visibilizar es la desigualdad por edad. Sospechábamos que había niños pobres, aunque en nuestros entornos no los viéramos, porque los informes de organismos internacionales, los estudios del mundo académico y las denuncias de las entidades sociales no nos podían estar engañando permanentemente. Igualmente, constatábamos que jóvenes experimentaban más riesgo de pobreza que los grupos de edad más avanzada, pero nos consolábamos pensando que era una situación transitoria. “Cuando seas padre comerás huevos”, nos decíamos.

En las últimas décadas, y especialmente en la crisis, hemos asistido a un proceso de gradual rejuvenecimiento de la pobreza en Europa. Este proceso se ha acelerado en la crisis económica. Como señalamos en el Informe de la Desigualdad de Fundación Alternativas, en un trabajo llevado a cabo junto a Emma Cerviño y Albert Julià (2018), los mayores costes sociales de la crisis en Europa, salvo contadas excepciones, parecen haberse concentrado en términos relativos fundamentalmente en la población joven, lo que pondría en evidencia la vulnerabilidad de este grupo poblacional en el momento de la emancipación y acceso al mercado de trabajo.

La situación ha sido especialmente dramática en nuestro país durante la crisis. El aumento de la tasa de pobreza de la población joven (13 puntos porcentuales) ha sido el mayor de la UE-15 entre 2007 y 2015, hasta alcanzar el 33,4 %, la cifra más elevada de este grupo de países. Además, hay que tener en cuenta que el aumento de la tasa de pobreza de la población infantil (3,3 puntos porcentuales), si bien no ha sido de los más elevados en España en el último período en comparación con otros grupos de edad, sí ha sido de los más altos de la UE-15. Esto, unido a que esta tasa era ya elevada incluso en el último ciclo expansivo antes de la crisis, ha dado como resultado el nivel de pobreza infantil más elevado, estando muy próxima al 30 %.

En este contexto, el Pacto integerneracional por el que se exigían dilaciones a los jóvenes en su proceso de transición a la vida adulta se ha quebrado, y las situaciones de vulnerabilidad se prolongan, cuando no se eternizan. Tradicionalmente en España los jóvenes habían estado llamados a esperar qué lugar les iba a deparar la vida, pero mantenían la certeza de que llegado el momento se harían adultos y ocuparían las posiciones de privilegio que la sociedad reserva a las personas adultas. Con cada vez más frecuencia están abocados a un espacio de indeterminación donde no entran definitivamente en la adultez. Es el espacio cada vez más convulso de los “jóvenes-adultos”. Jóvenes por imperativo del mercado de trabajo y de la vivienda. Desde un punto de vista normativo, les correspondería ya ser adultos, haberse emancipado, tener pareja, un empleo estable, incluso hijos, pero no han traspasado alguno de esos umbrales, quizás ninguno de ellos. Muchos tienen la sensación de que nunca llegará el momento en que los traspasen.

Urgen respuestas a estas derivas, y el marco donde deben plantearse es, fundamentalmente, el sistema de protección social. La lucha contra la pobreza en el marco de los Estados de bienestar no ha sido tradicionalmente lucha contra la pobreza infantil o juvenil. Esto es particularmente patente en los Estados de bienestar del modelo mediterráneo, donde buena parte de los derechos sociales derivan del aseguramiento de los trabajadores con trayectorias laborales relativamente estables. Pero son muchas y poderosas las razones para reorientar nuestra atención a esos colectivos.

Con todo ello no estamos diciendo que las lagunas de protección afecten exclusivamente a niños y jóvenes, pero sí que es la principal asignatura pendiente del sistema público de bienestar. Priorizar recursos para la infancia y los más jóvenes contribuiría a salvar al Estado de bienestar de dinámicas endógenas de carácter perverso. Tanto la arquitectura financiera como la legitimidad política del contrato intergeneracional en que se fundamenta, requieren equilibrios de bienestar que se están rompiendo. Resulta difícil imaginar que la creciente carga fiscal que tienen que soportar las generaciones más jóvenes para sostener a un número creciente de personas de edad avanzada podrá seguir manteniéndose si éstas perciben que el Estado de bienestar no les sale a cuenta ni ahora (porque la protección social se concentra en grupos de edad avanzada) ni posiblemente en el futuro (porque teman que la siguiente generación no se mostrará dispuesta a sacrificarse por ellos de la misma forma que ellos lo han hecho por la generación anterior). En este sentido, restituir la justicia intergeneracional no es solo una finalidad deseable en sí misma. Es la mejor forma de comprometer a las nuevas generaciones con el sistema de solidaridad en que se apuntala el Estado de bienestar.

Pau Marí-Klose

Bibliografía

Marí-Klose, Pau, Emma Cerviño y Albert Julià (2018), “Edad, pobreza y vulnerabilidad económica”, en Luis Ayala y Jesús Ruiz Huertas (eds.),  Tercer Informe sobre la Desigualdad en España. Madrid: Fundación Alternativas.